El TDAH no viene solo. ¿Sabías que el TDAH puede acompañarse de otras enfermedades llamadas trastornos comórbidos o asociados?

El TDAH no viene solo. ¿Sabías que el TDAH puede acompañarse de otras enfermedades llamadas trastornos comórbidos o asociados?

Por: Hilda Mendoza

Los trastornos comórbidos o asociados al TDAH son enfermedades adicionales al mismo. Un diagnóstico diferencial completo logra identificar cuál o cuáles trastornos está cursando el paciente y debe ser realizado por psicólogos especializados en TDAH y corroborado por el neurólogo pediatra o paidopsiquiatra. La base de un tratamiento exitoso es un buen diagnóstico

Los trastornos comórbidos detectados, por ser enfermedades distintas al TDAH, tienen también una evolución y tratamiento diferente.

La siguiente tabla muestra los trastornos comórbidos o asociados al TDAH, sus características y las áreas que afecta.

 

TRASTORNOS ASOCIADOS AL TDAH Y ÁREAS AFECTADAS EN NIÑOS O ADOLESCENTES CON EL TRASTORNO.

TRASTORNO/CARACTERÍSTICAS AREAS AFECTADAS EN NIÑO O ADOLESC. CON TDAH.
 
1.     Problemas del lenguaje y la comunicación/ Dificultades en la emisión del lenguaje 1.1  La dificultad en el área de integración viso-motora impacta en la lectura y escritura, debido a que puede haber inmadurez en las áreas visual, motriz o ambas, lo que no permite una adecuada integración de estos estímulos, aunado a la inatención, se pierden   en el texto, omiten letras o palabras, cambian las letras e incluso en el orden de las sílabas (dislexia o digrafía), por tanto presentan dificultades en la lectura, comprensión lectora, y escritura.

1.2  El lenguaje puede ser también una tarea descoordinada, aunado a la impulsividad, el resultado puede ser una mala pronunciación y vocalización precipitada.

2.     Problemas del aprendizaje/ Fracaso escolar 2.1 Bajas notas   en matemáticas, lengua inglesa y ciencias, debido a dificultades en la atención y memoria de trabajo.
 
3.     Trastorno oposicionista desafiante/negativismo, hostilidad y comportamiento desafiante. Se presenta en el 60% de población con TDAH 3.1 La presencia del cuadro durante la infancia en forma grave, puede ser la expresión de lo que más tarde, al llegar a la edad puberal o adulta, constituya un cuadro con trastornos comórbidos del comportamiento o conducta psicopática, especialmente si el trastorno tiene carácter familiar.

3.2 Hay estudios longitudinales en los que se ha podido comprobar que los sujetos con TDAH y comorbilidad de tipo desafiante durante la niñez, eran más frecuentemente detenidos por la policía y cometían más delitos por deslealtad.

4.     Impulsividad, agresividad/impulsividad en grado extremo clasificado dentro del comportamiento antisocial 4.1 . Si la impulsividad se acompaña de agresividad, puede conllevar una gravedad alta y los sujetos que la presentan pueden representar un peligro para cualquier persona que convive, trabaja o se relaciona con ellos.
 
5.     Cambios de humor, síndrome bipolar/Los cambios de humor forman parte de la personalidad de los sujetos TDAH y se aprecia desde los primeros años de vida, principalmente los que cursan predominio de la hiperactividad. 5.1 La presencia de manía o de síndrome bipolar está bastante condicionada a que el cuadro tenga carácter familiar[1]. Los descendientes de los sujetos con síndrome bipolar tienden a altos niveles de psicopatología. La historia de padres con síndrome bipolar de comienzo temprano y niños con TDAH puede incrementar los riesgos de niños que desarrollarán síndrome bipolar, que pueden ser sutiles cambios de humor y dificultades para disimularlos y, en menor grado, presencia de los clásicos signos de manía.

5.2  Las alteraciones afectivas en edades tempranas de los sujetos con TDAH pueden significar la probabilidad de un alto riesgo para la aparición del síndrome bipolar en la edad adulta.[2] Este cuadro bipolar lógicamente puede relacionarse frecuentemente con alteraciones de conducta, ansiedad y cuadros psicóticos. Parece que la depresión en los adultos con TDAH se relaciona de forma insidiosa.[3] El trastorno bipolar con predominio de manía se observa más frecuentemente en niños y adolescentes con TDAH en los que predomina la hiperactividad.[4]

5.3  Hay que recalcar, sin embargo, que no todos los sujetos con síndrome bipolar padecen TDAH, puesto que hay series en las que se ha podido encontrar TDAH solo en el 21% de los adolescentes con trastorno bipolar.[5] La presencia de TDAH asociado con trastorno bipolar suele acarrear también la compañía de otros tipos de enfermedad combinada como la actitud oposicional desafiante, ansiedad, irritabilidad, trastornos de conducta, depresión mayor, etc.[6] Cuando esta comorbilidad se asocia con bajo rendimiento escolar, baja autoestima y problemas familiares y sociales, puede precipitar o agravar el cuadro depresivo.[7]

 
6.     Ansiedad/ Los trastornos de ansiedad abarcarán un grupo de patologías como los temores y preocupaciones persistentes y evitación fóbica y episodios agudos de ansiedad. Pueden clasificase como: a) fobia simple. Miedo específico unido a conductas de evitación. 6.1 Pueden clasificase como: a) fobia simple. Miedo específico unido a conductas de evitación. Ej fobia social. b) ansiedad de separación: Temor patológico a separarse de sus padres (pesadillas, temor a dormir solos, dificultad para dormir, negarse a ir a la escuela, etc. c) ansiedad generalizada. Sin las preocupaciones excesiva y constante por ejemplo sobre su rendimiento escolar, a quedar en ridículo y tienden a somatizar esas preocupaciones.
 
7.     Problemas en la conducción de vehículos/accidentes frecuentes por falta por inatención y falta de control de impulso 7.1  Tendencia a conducir (lógicamente sin licencia) antes de la edad permitida;

7.2  Utilizan poco señales de conducción (cesión de paso, alto, respeto del paso de peatonal, luz de intermitencia, etc.);

7.3  Exceso de velocidad;

7.4  Continuas infracciones al código de circulación y frecuentes multas;

7.5  Los sujetos con TDAH cuadriplican el número de accidentes respecto al resto de la población. A ello hay que añadir problemas con otros conductores, como insultos desde el vehículo, falta de reconocimiento de culpabilidad en las infracciones, ansiedad y cambios de humor, desobediencia a las órdenes de parada, conducción en estado de embriaguez con cifras altas de alcoholemia, conducir pese a que les retiren la licencia, etc. Infracciones que no parece que se cometan por falta de conocimientos teóricos ni por bajo nivel intelectual, sino por impulsividad y por falta de la capacidad de análisis de cada circunstancia respecto a lo que conviene hacer en un momento dado. Los accidentes parecen estar originados por los factores referidos anteriormente y por la facilidad de dispersar su pensamiento, amén de la incapacidad para mantener la atención concentrada durante un tiempo prolongado.

 
8.     Síndrome de la Tourette/ Tics crónicos 8.1 Últimamente se están sobrevalorando las cifras de sujetos que pueden padecer ST [8] y también los casos de ST relacionados con TDAH, que algunos sitúan hasta en un 60% [9]; estas cifras podrían ser exageradas en opinión de algunos, por la inclusión en ellas por niños tratados con psicoestimulantes.
 
9.     Consumo de drogas o alcohol/Desarrollo de conductas adictivas a sustancias tóxicas 9.1 Hay una carencia de literatura en México respecto al tema de consumo de sustancias psicoactivas, sin embargo, se sabe que los jóvenes y adultos jóvenes son los más afectados por el uso de drogas.[10]

9.2 De acuerdo a un estudio realizado en 419 pacientes de un centro de rehabilitación de adicciones, el 16.40% de la población cursaba TDAH.[11]

9.3 Entre los riesgos directos que genera el alcohol, se encuentra la posibilidad de generar adicción, enfermedades graves como cirrosis, alta presión y algunos tipos de cáncer.

9.4 Los riesgos indirectos para cualquier adolescente o adulto con TDAH se multiplican por la impulsividad y la dificultad de pensar en las consecuencias de sus actos, que bajo el efecto de drogas o alcohol es mucho mayor, lo que los hace más propensos a accidentes de tráfico; embarazos no deseados; adquisición de enfermedades de transmisión sexual. La falta de control sobre uno mismo que provoca el alcohol puede llevar a tener relaciones sexuales sin la protección adecuada; Violencia. La euforia y falta de control que provoca el consumo excesivo de alcohol, pueden llevar hasta conductas violentas. jóvenes que se ven en medio de peleas o de comportamientos agresivos.

 
10.  Trastorno disocial/ Es un conjunto de comportamientos que evolucionan con el tiempo ; se caracterizan por comportamientos en contra de la sociedad (antisociales) que violan los derechos de otras personas , las norman y las reglas adecuadas para la edad. 10.1 Estas manifestaciones van unidas a una serie de situaciones familiares, sociales y escolares que las pueden iniciar o mantener: aunque aparecen en etapas infantiles , pueden continuar en la adolescencia y se extienden a la edad adulta. En esta etapa de la vida, se denomina al problema trastorno antisocial de la personalidad.

10.2 Algunos comportamientos antisociales son:

a)   Comportamiento agresivo y destructor, dirigido a las personas o animales sin que exista aparentemente sentimientos de culpa   o empatía. Este comportamiento suele ir acompañado de amenazas o daño físico.

b)   Falsedad y engaño utilizados para obtener aquello que de otra forma no obtendría, o para evitar la ejecución de sus responsabilidades u obligaciones.

b)   Violación de reglas o derechos de los demás. Por ejemplo: faltar a clase sin justificación, hacer bromas pesadas, travesuras, pasar la noche fuera de casa a pesar de la negativa de los padres.

 

REFERENCIAS

[1] Spencer T, Biderman J.Wilens TE, Attention- deficit /hyperactivity disorder and comorbidity. In Morgan AM, ed. Attention- deficit/hyperactivity disorder. The pediatric clinics of North America Vol. 46. Philadelphia. WB Saunders, 1999. p.. 915-27.

[2] Sach GB, Baldessano CF, Truman CJ, Guille C. Comorbidity of attention deficit hyperactivity disorder with early-and late-onset bipolar disorder. Am Psychiatry 2000;157-466-8.

[3] Nieremberg A, Alper J, Pava J, et al. Course and treatment of atypical depression. J Clin Psychiatry 1998; 59:5-9.

[4] Gueller B, Fox L, Clark K, Rate and predictions of prepuberal bipolarity during follow-up of 6-to12 years old depressed children. J. Am Acad Child Adolesc Psychiatry 1994; 33 : 461-8.

[5] Kafantaris V, Coletti D, Dicker R, et al. Are Childhood psychiatric histories of bipolar adolescents associated with family history psychosis and response to lithium treatment. J Affect disord 1998; 51: 113-22.

[6] Biederman J, Russell R, Soriano J, et al. Clinical features of children with both ADHD and mania: does ascertainment source make a difference? J Affect Disorder 1998; 51:101-12.

[7] Sopencer T. Biederman J, Wozniak J, Wilems TE. Attention deficit hyperactivity disorder and effective disorders in childhood.Continnum, comorbidity or confusion. Curr Opin Psychiatry 2000,; 13: 73-9.

[8] Mason A, Banerjee S, Eapen V, et al. The prevalence of Tourette syndrome in mainstream school population.Dev Med Child Neurol 1998; 40; 296-2.

[9] Goldman LS, Genel M, Bezman RJ, Slanetz PJ. Diagnosis and treatment of attention-deficit/hyperactivity disorder in children and adolescents. JAMA. 1998; 279: 1100-7

[10] Medina-Mora, ME, Natera G, Borges, Cravioto P. et al. Del sigloXX al tercer milenio. Las adicciones y la salud pública:drogas, alcohol y sociedad. Salud Mental 2001; 24:3-19

[11] Rush B, Hoegl CJ Prevalence and Profile of People with co-occurring Mental and Substance use Disorders whithin a Comprehensive Mental Healt System.Canadian Journal of Psychiatry, 2008;810

Comments are closed.